viernes, 3 de septiembre de 2010

M

Tu nombre nunca fue sonido. Para mì, un àrbol mìo enraizàndose en el aire para mì. Un àrbol mìo, para mì, para que lo mìo que no soy yo respire. Para que respire lo que soy yo mìo, tambièn.

1 comentario: